Elena + Javi

Camango

Las bodas en la tierrina nos hacen especialmente ilusión y esta boda en el oriente asturiano lució tanto como el sol que brilló durante todo el día rodeados de un entorno idílico.

Javier se preparó rodeado de su familia más cercana en el Hotel Villa Rosario de Ribadesella, un palacete con personalidad propia frente a la playa de Santa Marina.

A su vez, Elena se preparaba en la preciosa casa de indianos de la familia donde, horas después, festejarían por todo lo alto el ansiado ¡sí quiero!

Lució un vestido de Claudia Llagostera bordado al detalle  y una mantilla restaurada de herencia familiar que armonizaba el look final.

Tras la ceremonia religiosa, pusimos rumbo a los acantilados de los famosos Bufones de Pria. Allí retratamos la felicidad que irradiaban Elena y Javi rodeados de un enclave precioso, el mar Cantábrico y los Picos de Europa.

Y llegamos al convite en la casa familiar de Elena, en Camango.

La casa es un auténtico espectáculo, con una personalidad única en cada una de sus plantas y jardines. Una casa decorada con un gusto único, propio de la familia.

Para amenizar el cóctel, una sorpresa de lo más especial con una bonita historia detrás. Elena y Javi, paseando por las calles de Madrid, conocieron a un grupo de música que les encantó y no tardaron ni un minuto en darse cuenta de que serían ellos quienes pondrían las primeras notas musicales a su boda. Y así fue, de la capital a Asturias, para hacer bailar a todos sus invitados.

La boda transcurrió entre familiares y amigos que disfrutaban cada instante, riendo, abrazando y bailando con fuerza.

 No importaba la edad, todos los invitados bailaron hasta el apagón.

Praparativos novio: Hotel Villa Rosario

Vestido: Claudia Llagostera

Zapatos novia: Castañer

Dj: El Ciervo Negro

Catering: Sol Gimeno

Grupo: Taralowe

Tocado: Graellsia